A la memoria de David Ohnona

David apareció en nuestras vidas, allá por la primavera de 2011. Un hombre cuya mirada clara, transmitía paz. Hoy ya tristemente, la luz de esa mirada, se ha apagado.

Con David, todos en NaanDanJain aprendimos muchas cosas, pero las que más huella nos dejan son las de su humanidad. Siempre correcto, siempre sonriente, siempre amable, todo corazón.

El hueco que nos deja su fallecimiento será difícil de cubrir tanto en lo humano como en lo profesional. Aunque el tiempo pase, su persona y su alma estarán siempre con nosotros.

Todo el equipo humano de NaanDanJain y Jain agradecen las muestras de condolencia recibidas, las cuales están siendo transmitidas a su esposa, hijos, nietos, familia y amigos.

David, estamos seguros de que allí en el cielo hay un sitio preferencial reservado para ti.

Descansa en paz amigo.

2018-10-18T12:03:30+00:0027 junio 2018|